• Antagonist

    Sinopsis

    fotogEspantapajarosElias
     
    Un hombre cae asesinado por un disparo cuando se dispone a salir de casa. El autor del crimen no huye apresuradamente, sino que permanece cerca de la escena, convencido de una impunidad que hace depender del azar. Sólo unos meses antes, Elías Redondo, ese frío pistolero, era un hombre común, bien situado económica y profesionalmente, una persona afianzada en una pequeña ciudad de provincias. Pero un desliz, un acontecimiento azaroso e impulsivo, un pequeño hurto que comete, convierten su existencia en un patético arrebato. Su pulcra organización personal se viene abajo mostrando su vacío, el de un hombre dispuesto a entretenerse hasta el sacrificio. Un espantapájaros movido por la corriente de un viento que le conduce al crimen.
     
     
    alterEgo
     
     
    Un refrán que viene de tiempos antiguos. Un dicho de mal sentido, de contrasentidos y amarguras destiladas del rencor de antiguos agravios. “Arrieros somos, y en el camino nos encontraremos”. Úsase generalmente en sentido negativo, con una connotación de puertas cerradas, de copla desgarradora, de girasoles negros en el estuario de los significados.
     
    ¿Qué es “el mal del arriero”? Que la vida da muchas vueltas, y en el camino viajamos, como arrieros, y el mal que hagamos a alguno puede volverse contra nosotros inopinadamente, cuando se vuelvan a cruzar nuestros destinos. Encierra una promesa de venganza, una amenaza.
     
    El dicho, naturalmente, puede ser usado también en un sentido bondadoso, compasivo, expresar incluso verdadero agradecimiento. No es el caso. El protagonista del filme es un asesino, convertido en asesino de asesinos, en último término, por la impotencia para romper la impunidad del tejido social en que se sitúa el argumento de la historia.
     
    Una ficción, naturalmente, y atraída por la presencia/ausencia de la sombra de un personaje femenino, una difunta encarnación de la inocencia víctima del más extremado abuso, violencia y tortura, tragedia personal que impulsará la trama. Todo, en último término, será para ella, nunca conocida; se depositará a los pies de su simbólica guía la última ofrenda.
     
     
    gordiniPostal